Se aprueba el anteproyecto de ley del Código Mercantil

Y para no extenderme voy a limitarme a analizar un único precepto del texto presentado, muy simple y a la vez muy significativo y que, estoy segura, dará mucho de qué hablar:
“La definición de empresario”
El anteproyecto recoge la siguiente definición:
“Artículo 001-2 Ámbito subjetivo.
1. Quedan sujetos a las normas del presente Código los siguientes operadores del mercado:
a) Los empresarios. Son empresarios a estos efectos:
3º.-Las sociedades mercantiles, cualquiera que sea su objeto.”

Se aprueba el anteproyecto de ley del Código Mercantil

Parece muy esclarecedor que el nuevo texto recoja esta definición, pero pronto me ha surgido la duda de cómo se conjugará esta definición con la definición de empresario que contiene la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido 37/1992, modificada justo en este extremo por Ley 4/2008.
La regulación inicial de la LIVA fue muy similar a la que se propone ahora en el anteproyecto de Código Mercantil y daba esa seguridad jurídica a las partes intervinientes en relaciones comerciales, de saber que una sociedad mercantil siempre es empresario.
Pero la modificación del año 2008 abrió la puerta a la inseguridad jurídica que estamos viviendo en la actualidad, al disponer que “Son empresarios: las sociedades mercantiles, salvo prueben lo contrario”.
Cierto, que por esta modificación del año 2008, se ha variado mucho el criterio de la AEAT, que ahora exige al contribuyente que antes de dar por seguro que contrata con un empresario y por ende, que una compra está sujeta al IVA, debe investigar al vendedor hasta haberse asegurado de que éste tenga actividad, esté de alta por la actividad pertinente, presente sus declaraciones, etc. Es decir, seguridad jurídica para saber cómo debemos identificar a un empresario: ninguna.
La inclusión en el anteproyecto de la definición de empresario en el sentido antes expuesto, nos devolverá esa seguridad jurídica de antaño, que nos permitirá afirmar que las operaciones con sociedades mercantiles siempre se entienden realizadas con empresarios y se aliviará al ciudadano que quiera intervenir en el comercio, de la gran carga de deber averiguar al detalle cuál es la situación de actividad y cumplimiento de obligaciones formales de la otra parte con la que contrata.
Así, al establecerse el concepto de empresario actual en la Ley del IVA y regularse un nuevo concepto de empresario en otra norma con rango legal idéntico, debería aplicarse el principio de que la ley posterior deroga a la anterior, en lo que es contradictoria a aquella, pero yo pienso que lo mejor será una expresa aclaración del asunto por parte de la Ley a través de sus Disposiciones Derogatorias, y así se erradicará cualquier duda al respecto.

¡Veremos cómo solventa el legislador esta cuestión!

Andrea Klein
Abogada del despacho Fiscontrol Assessors

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: