IRPF 2013-2014. Deducciones no consolidadas. Cantidades depositadas en cuenta vivienda.

Con carácter general se entiende que las deducciones por inversión en vivienda pendientes de consolidar a 31 de diciembre de 2012 continúan con la misma regulación de la normativa en vigor en el momento en que se practicaron.

Pero ello no exime al contribuyente del cumplimiento de las condiciones a que las deducciones estuvieran supeditadas.

O sea, que las cantidades que se depositaron en cuentas vivienda con anterioridad al 1 de enero de 2013 no dan derecho a la aplicación del régimen transitorio.

IRPF 2013-2014. Deducciones no consolidadas. Cantidades depositadas en cuenta vivienda.

En consecuencia, no se puede practicar deducción por las cantidades que se depositen en cuentas viviendas a partir de esta fecha. Tampoco si éstas cantidades se destinan a una vivienda que se adquiere con posterioridad a esa fecha, las nuevas cantidades invertidas en esta vivienda no dan derecho a deducción.

Así pues, las cantidades depositadas en cuentas vivienda con anterioridad al 1 de enero de 2013, por las que el contribuyente ha practicado deducción, no habiendo transcurrido el plazo de cuatro años desde la apertura de la cuenta, a partir del 1 de enero de 2013 siguen condicionadas al cumplimiento del requisito a que las deducciones están supeditadas, que es, destinar tales cantidades a la adquisición o rehabilitación de la primera vivienda habitual en el plazo de cuatro años.

Si no se cumple la condición, deberá regularizar las deducciones aplicadas,  más los intereses de demora.

Ahora bien, la administración permite que el contribuyente regularice en la declaración correspondiente al ejercicio 2012 las deducciones practicadas hasta el ejercicio 2011, sin intereses de demora.

Por tanto, ya que la posterior adquisición de la vivienda no va a generar derecho a deducción, se ofrece esta posibilidad de regularizar sin intereses las deducciones practicadas en la primera declaración a presentar a partir de la supresión de la deducción.

Si el contribuyente decidiera no regularizar de acuerdo con esta regla especial, se aplicará el régimen general, debiendo por tanto adquirirse la vivienda en el plazo de cuatro años desde la apertura de la cuenta, o regularizar con intereses de demora en caso contrario.

Miguel Garau
Socio y asesor fiscal en Fiscontrol Assessors

 

Imagen: Diogo Costta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: