El establecimiento permanente

El término E.P. es un concepto tributario que incluye como concepto gravar las operaciones relativas en España por una empresa no residente, o dicho de otra forma, el E.P. es la posibilidad de someter a tributación una actividad realizada en España por una empresa cuya sede fiscal sea otro país.

Evidentemente ello conlleva múltiples interpretaciones entre los implicados, que se solventan acudiendo al MCDI, modelo de comercio de doble imposición, de la OCDE que establece las normas de actuación aceptadas por los estados y que se resume como sigue :

¿Qué es E.P.?

Lugar fijo de negocios mediante el cual una empresa realiza toda o parte de su actividad.

¿Qué es lugar de negocios?

El término “place of business” incluye local o instalaciones que sean utilizadas para realizar actividad económica.

¿Qué significa “fijo”?

Aquí fijo se puede considerar la finalidad, es decir, permanencia en el tiempo de una actividad económica, implica E.P.

El establecimiento permanente

¿Y el comercio electrónico?

El MCDI considera que lo determinante es dónde está situado el servidor que almacena la web, con todos los matices que de ello pueden derivarse.

Otros negocios o actividades

Las actividades tienen que producirse con regularidad y permanencia en el tiempo, y contener actividad económica aunque no tiene porque ser productiva, así pues el alquiler de un inmueble no constituye E.P., sin embargo, la cesión de la propiedad tangible o intangible sí constituye E.P., así mismo están incluidos los profesionales liberales.

¿Qué está excluido como E.P. por realizar actividades auxiliares?

  • Instalaciones para almacenar, exponer o entregar bienes.
  • Entregar bienes a otra empresa para su transformación (maquila).
  • Lugar fijo abierto sólo para comprar bienes o captar información de mercado u otra actividad auxiliar.

El agente dependiente

Es un caso excepcional en el que se presume que una empresa tiene E.P.  a pesar de no tener lugar fijo de negocios. Es decir, una persona establecida en España que puede actuar por cuenta de la empresa no residente realizando todas actividades necesarias (comprar, vender, contratar, fabricar, etc).

El agente independiente por contraposición al anterior no constituye E.P. siempre que económica y juridicamente actúe de forma independiente con el ejercicio normal de su actividad.

¿Qué pasa con las sociedades filiales residentes en España con respecto a su matriz como rediente?

El control del capital no establece por si mismo una E.P. puesto que la filial es a todos los efectos sociedad española.

Como conclusión, hay que trabajar en esta figura tributaria pensando que cada vez más los estados interpretarán de manera más restrictiva la figura del E.P. para atraer tributación, y con más motivo después de publicarse en los medios la nula o poca tributación de multinacionales, por todos conocidas, que actúan en España y tributan, o no, fuera de nuestras fronteras.

Pere Gelabert
Socio y asesor fiscal en Fiscontrol Assessors

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: