El IBI, un impuesto divisible

A la vista de que cada año, de nuevo, se plantean una serie de cuestiones relativas al Impuesto sobre Bienes Inmuebles (a partir de ahora IBI) vamos a analizar una de las ventajas que la Ley nos otorga a la hora de su pago.
Esta pequeña ventaja a la que me refiero, es la posibilidad de dividir los recibos del IBI en el caso de que un bien inmueble sea propiedad de varias personas, de modo que a cada uno no le llegue más que el recibo de su parte de propiedad.
Esta posibilidad existe desde que tenemos la actual Ley General Tributaria que data del año 2003, pero no se utiliza con la frecuencia con la que podría usarse y ello se entenderá, a lo mejor, una vez leído lo que expongo a continuación.

IBI, un impuesto divisible

En el caso de que seamos propietarios de un inmueble conjuntamente con otras personas, y el Ayuntamiento no nos esté emitiendo los recibos a cada uno por su cuota de copropiedad, lo que podemos hacer es lo siguiente:

  • Detallar los datos personales y domicilios de cada copropietario y acreditar el porcentaje de copropiedad que tiene cada uno (con la escritura de compra, la de herencia, etc.).
  • Presentar en el Ayuntamiento la solicitud de emitir los recibos conforme a los datos anteriores.

A la vista está que es sencillo, pero no debemos olvidarnos de algunas características propias del IBI y referidas a la obligación de su pago.
En primer lugar, que se trata de una deuda tributaria de carácter solidario entre todos los copropietarios de un bien inmueble, de modo que no podemos entender que cada copropietario sea responsable de su cuota de impuesto y que no nos vaya a afectar para nada lo que ocurra con la proporción de los demás. NO. Al tratarse de una deuda solidaria, una vez emitidos los recibos, aunque se hayan emitido a varios cotitulares en su respectiva proporción, si uno de ellos no paga el IBI en el periodo voluntario que el Ayuntamiento señala al efecto, el Ayuntamiento puede reclamar el pago a cualquiera de los otros cotitulares.
En segundo lugar, hay que tener en cuenta que una vez impagada la parte proporcional de alguno de los copropietarios, cuando nos lo vayan a reclamar por ser responsables solidarios de la deuda íntegra, el Ayuntamiento ya habrá añadido un recargo de apremio a la deuda, ya que habrá esperado a que pague quien debía, durante todo el periodo voluntario de pago, sin éxito, y nos lo reclamará como deuda en apremio.

Siendo esta la situación que genera el impago de un copropietario, la siguiente pregunta que nos hacemos evidentemente será la de ¿qué puedo hacer si yo he pagado la parte correspondiente a algún otro copropietario?
La respuesta es que se crea una situación de pago por tercero, reclamable y exigible ante los Tribunales de la Jurisdicción Civil, lo que evidentemente ya sabemos que significa un camino lento y costoso hasta poder obtener el pago.
En este sentido, no estaría mal que la Administración, que siempre tiene muchos más privilegios y medios para reclamar y recaudar el pago de un impuesto que un particular, se vea obligada a efectuar al menos parte de los actos recaudatorios de los que puede valerse, antes de acudir a reclamar el pago a un copropietario.

Y ya se oyen voces entre la doctrina y jurisprudencia que apuntan en este sentido. Podemos citar así a la CONUSULTA VINCULANTE efectuada a la Dirección General de Tributos de fecha 10 de mayo del 2013, en la que se cita la Sentencia del Tribunal Superior de Murcia de fecha 7 de febrero de 1996 y textualmente se incluye la siguiente precisión:

“Sin embargo, la elección discrecional de cualquiera de dichas posibilidades [exigir el pago a cualquiera de los propietarios] debe obedecer a razones justificadas y no a mera arbitrariedad. Con lo que es evidente que no basta la mera comodidad de la Administración si de ella se deriva un resultado injusto para uno de dichos propietarios”.

En conclusión, a priori parece muy cómodo pedir al Ayuntamiento que emita recibos proporcionales de la deuda tributaria del IBI, pero sólo en el caso de que todos los propietarios tengan la capacidad y voluntad de atender el pago de dicho impuesto nos va a resultar una solución práctica.

Autora: Andrea Klein, abogada del despacho Fiscontrol Assessors.

Fotografía de and a Truck

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: