El registro de las sucesiones y de las representaciones legales

¿Se tiene conocimiento en el ámbito fiscal de este Registro de las sucesiones y de las representaciones legales? Me parece que poco. Este Registro ha pasado desapercibido hasta para la propia Administración, ya que hasta bastante tiempo después de la publicación de la resolución que lo regula, no se ha puesto al tanto del mismo. Y ¿para qué o para quiénes fue creado? Pues para los sucesores o los representantes legales de aquellas personas, bien sean físicas o jurídicas, que “dejen de existir”. Si nos centramos en el caso de las personas jurídicas, por extinción de las mismas.

El registro de las sucesiones y de las representaciones legales

Con la implantación del sistema de dirección electrónica para la práctica de las notificaciones electrónicas, ha salido a relucir no sólo el “Registro de Apoderamientos para trámites y actuaciones ante la AEAT por Internet”, sino que además debido a las incidencias que se han generado con las notificaciones electrónicas, sobre todo en los casos de las sociedades absorbidas, ha habido que tener en cuenta este “Registro de las sucesiones y de las representaciones legales”, necesario para la realización de trámites y actuaciones por Internet por los sucesores o representantes legales.

Pongamos el caso de una fusión entre sociedades, hasta ahora, pensábamos que con registrar las escrituras correspondientes, ponerse al día en el Censo, y realizar la comunicación al Ministerio, estaba listo, pero no es así. Aunque comuniquemos lo mismo varias veces, parece ser que no es suficiente, ya que todo el mundo quiere su “propia comunicación” y lo que se supone debería estar comunicado, no lo está.

Así pues, para evitar sorpresas, habrá que rellenar el Anexo III que dispone la resolución, mediante el cual el sucesor solicita la incorporación al Registro de las sucesiones y de las representaciones legales y acreditar su condición de sucesor o representante legal de la sociedad extinta. Dicho anexo, se deberá acompañar de, otra vez, las escrituras correspondientes debidamente inscritas y las de los representantes de las sociedades que actúen.

Y la cosa no acaba aquí, después de aportar toda la documentación, el Servicio Jurídico de la Agencia Tributaria, deberá revisarla y dictaminar si los documentos aportados son suficientes para que se proceda a la inscripción en el Registro o, en caso de que advirtiera defectos u omisiones, comunicarlo.

Y ¿ya está todo? Respecto a este Registro sí, pero nos queda el tema de las notificaciones electrónicas, ¿quién las recibirá? Pues en principio el sucesor de la misma, que se supone que para eso se formaliza todo este embrollo, pero la práctica nos revela que es mejor curarse en salud y, además, realizar apoderamiento entre las sociedades o nombrar un apoderado, por lo que pueda pasar.

Autora: Lupe Cano, asesora fiscal en Fiscontrol Assessors.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: