La cuenta vivienda y sus modificaciones fiscales

Comienza un nuevo año, y con él, numerosas novedades desde el punto de vista fiscal. Una de ellas es la que tiene que ver con la compra de la vivienda habitual, y más concretamente, con la cuenta vivienda, un producto financiero que consiste en un plan de ahorro destinado a constituir un capital que permita la futura adquisición y/o rehabilitación de la primera vivienda habitual, especialmente para jóvenes, y que hasta este año gozaba de una atractiva fiscalidad.

Cuenta vivienda y fiscalidad

Sin embargo, desde el 1 de Enero de 2013 estas condiciones han cambiado, tanto para aquellas cuentas vivienda que vayan a abrirse a partir de esa fecha, como para las que ya estuviesen abiertas con anterioridad.

¿Para qué sirven y cuáles son las características de las cuentas de ahorro vivienda?

  • Se aplican sólo a la vivienda habitual.
  • Permanecen abiertas hasta un máximo de cuatro años.
  • Se puede tener como máximo una cuenta.
  • Su saldo debe dedicarse exclusivamente a la adquisición y/o rehabilitación de la vivienda habitual.
  • Es un producto de ahorro ideado para jóvenes que estén pensando en adquirir una vivienda a medio plazo, pero que aún no cuentan con fondos suficientes para comprarla. Con anterioridad al año 2013, su principal atractivo era la posibilidad de deducir el 15% de las cantidades anuales aportadas a ese fondo en el IRPF, hasta un máximo de 9.040,00 euros de inversión anual.
  • En caso de que, una vez transcurrido el plazo establecido de cuatro años desde que se abrió la cuenta vivienda, no se hubiese hecho efectiva la adquisición o rehabilitación del inmueble, el titular de la cuenta deberá proceder a la devolución del importe de las deducciones que haya disfrutado junto con los intereses de demora correspondientes.

Pero ¿cómo podemos calcular la cantidad que tendríamos que devolver?

Muy sencillo. Imaginemos que una persona hubiese aportado 6.000 euros a la cuenta vivienda cada año durante los últimos cuatro años y que, finalmente, no utilizará los fondos ni en la adquisición ni en la rehabilitación de la primera vivienda. El importe a devolver será de 4.073,07 euros, que se distribuirá de la forma siguiente:

Deducciones cuenta vivienda

Si bien el cálculo de las deducciones es directo, los intereses de demora son algo más complicados de calcular. Para ello tendremos que conocer cuál es el interés de demora de las deudas tributarias, que hasta el 31 de Diciembre de 2012 era del 5%. Después habrá que aplicar ese interés teniendo en cuenta el efecto del interés compuesto.

¿Y cuáles son las novedades fiscales de la cuenta vivienda?

Al igual que ocurre con la adquisición o rehabilitación de la primera vivienda, desde el 1 de enero de 2013 las cuentas vivienda ya no gozan de deducción en el IRPF, como venía sucediendo hasta ahora con las cantidades aportadas durante un año natural.

Y ahora, ¿qué hacemos? Pues bien, la decisión a tomar dependerá de nuestra situación actual, pudiendo optar por las siguientes alternativas:

En caso de que no veamos factible la compra o rehabilitación de la vivienda habitual, tendremos la oportunidad de devolver este año, sin intereses de demora, las deducciones practicadas en los años anteriores a través de nuestra declaración de la renta correspondiente al año 2012. Siguiendo con el ejemplo anterior tendríamos que devolver los 3.600,00 euros de deducción que hemos disfrutado. En cambio, si vemos factible la compra o rehabilitación de la vivienda habitual, se podrá aplicar el saldo de la cuenta a la finalidad destinada dentro de los cuatro años siguientes a la primera aportación. En caso de no hacerlo, deberemos devolver las deducciones aplicadas a través de la declaración de la renta con los intereses correspondientes, que habrá que calcular siguiendo los pasos descritos, y que pueden llegar a suponer una cuantía considerable tal y como lo reflejamos en el cuadro.

En todo caso, la decisión última de continuar la aportación o renunciar a ella es solo nuestra y dependerá de nuestra situación actual y de la necesidad o ganas que tengamos de adquirir una vivienda a corto o medio plazo.

Autor: Luis Garau, asesor fiscal en Fiscontrol Assessors.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: