Acabar con la crisis… ¿con el consumo?

Hace poco, leí un artículo en el que se decía que para solucionar la crisis tenemos que empezar a usar las tarjetas de crédito, es decir, lanzarnos al consumo. También, que las empresas deben invertir y los bancos dar más créditos y así en un plis-plas la crisis sería historia. Si esto es tan sencillo ¿por qué nos empeñamos en estar en crisis?

Crisis española

Veamos, las familias no se lanzan a consumir por las siguientes razones:

  • Deudas: En años anteriores a la crisis, cuando el crédito era fácil y a tipo de interés bajo, las familias se endeudaron para adquirir viviendas, automóviles, viajes y consumo banal en general. Ahora esa deuda hay que pagarla y por tanto es difícil que aumente el consumo.
  • Desempleo: Ni que decir tiene que si por desgracia estás en paro, los ingresos descienden, y por tanto el consumo.
  • Riesgo de desempleo: Cuando el río suena… Muchos empleados ven el fantasma del paro en el horizonte y procuran ahorrar por si se da el caso.
  • Tipos de interés: No siempre son favorables, por lo que, en algún caso, con las cláusulas suelo, etc., pueden aún tener menos porcentaje para consumir.
  • Inflación: Inflación real, incremento del precio de los alimentos, de los carburantes, de los impuestos directos e indirectos, etc., no favorecen al consumo precisamente.

Por otro lado, las empresas no pueden invertir por estas:

  • Demanda: Como consecuencia de todo lo anterior, si no hay consumo no hay demanda y los ingresos disminuyen, las inversiones no se rentabilizan, no pueden invertir puesto que no tienen ni para financiar al circulante, cuando no están al borde del Concurso de acreedores.
  • Financiación: Difícil conseguir crédito, sobre todo por el gran endeudamiento que ya tienen las empresas y también porque los bancos tampoco lo hacen fluir.
  • Tipos de interés: Las refinanciaciones y nuevos créditos suponen fuertes subidas de los tipos de interés, por lo que se aparcan las nuevas inversiones, salvo que las expectativas de rentabilidad sean muy altas.

Y por último, las entidades financieras no dan crédito por las siguientes:

  • Activos tóxicos: Los créditos fallidos; los morosos han hecho que los bancos hayan deteriorado su cuenta de resultados hasta el punto de que algunos han tenido que ser rescatados por el Estado. Ante esto, crédito menor y condiciones más duras.
  • Fondos propios: Para cumplir con la nueva normativa bancaria los bancos y cajas tienen que aumentar sus recursos propios, por tanto, hacer fluir el crédito se torna más complicado.

En definitiva, parece que estamos en un círculo maléfico de la economía, las familias no consumen, las empresas no invierten, porque no hay consumo y no tienen crédito, y las entidades financieras no dan crédito porque las familias y las empresas no pueden pagarlos.
Parece que la solución sólo puede venir por la demanda exterior, mediante competividad e incremento de la calidad, es decir la solución a la crisis pasa por el consumo exterior, turístico, tecnológico, etc.; nosotros mientras, tenemos que pagar la fiesta de los años anteriores.

¡Feliz 2013 a pesar de todo!

Autor: Miguel Garau, socio y asesor fiscal en Fiscontrol Assessors.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: