Nuevos supuestos de inversión del sujeto pasivo en el IVA

Ante un incremento del fraude en el IVA, el gobierno ha utilizado la nueva ley antifraude para modificar la Ley del IVA y evitar esta situación que parecía ir “in crescendo”.

Una de las operaciones consistía en liquidar una deuda pendiente con una dación en pago de un inmueble con su correspondiente factura con IVA y con la correspondiente deducción del impuesto por parte del adquiriente.

El que liquidaba la deuda pendiente con la entrega del inmueble, no disponía de líquido para ingresar el IVA y por tanto tenía que pedir un aplazamiento y el que recibía el inmueble se deducía el IVA. Por lo que, el fraude consistía no solo en eludir el pago del IVA que requiere la transmisión del inmueble, sino también en la deducción de la que se beneficiaba el adquiriente.

Un negocio financiero se encontraba también en las ejecuciones de obra, al deducirse la cuota del IVA un sujeto pasivo legítimamente, sin que el receptor la hubiera ingresado; esto se daba en el caso de que pidiera un aplazamiento y entrara en concurso o bien desapareciera con el dinero.

Para evitar esos comportamientos fraudulentos, la Ley 7/2012 de 29 de octubre introduce nuevos supuestos de inversión de sujeto pasivo, como son:

  • Las entregas de bienes inmuebles cuando se renuncia a la exención.
  • Las entregas efectuadas en ejecución de la garantía constituida sobre los bienes inmuebles.
  • En las ejecuciones de obras inmobiliarias y cesiones de personal para su realización, consecuencia de contratos entre promotor y contratista principal u otros subcontratistas.

A partir de este momento el emisor de la factura la emitirá sin IVA, y será el receptor el que deberá realizar la inversión del sujeto pasivo, es decir, será el obligado a ingresar la cuota resultante en la Hacienda Pública mediante la declaración de IVA en la que consignará el IVA repercutido y, si tiene derecho a devolución, la misma cantidad la consignará como IVA soportado.

Todas estas modificaciones desencadenarán en más de una colisión de intereses. Por ejemplo, en el caso de ejecuciones de obras, en la cadena promotor-contratista/subcontratista, en la que el destinatario cumplirá con su proveedor ingresándole la base imponible de la factura, convirtiéndose en obligado frente a la AEAT por el IVA devengado. Por otro lado, el emisor de la factura solo tendrá IVA soportado, en el caso de que solo se dedique a las ejecuciones de obras, y tendrá que esperar hasta el último trimestre del año para poder recuperar ese IVA soportado; para eliminar ese desfase financiero temporal, deberán inscribirse en el registro de devolución mensual.

Autora: Aina Llompart, asesora fiscal en Fiscontrol Assessors.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: