La devolución del IVA en caso de impago

En el artículo 80 de la Ley de IVA se regulan dos supuestos en los que es posible, cumpliendo una serie de requisitos, solicitar la devolución del IVA a la Hacienda Pública de una factura no cobrada de un cliente. Se trata de dos supuestos voluntarios en los cuales la AEAT permite abonar este IVA en la liquidación trimestral siguiente.

Lo anterior es posible si se cumplen una serie de requisitos, en concreto, el crédito no debe estar garantizado ni adeudarse entre partes vinculadas y además, el deudor debe estar establecido en el territorio de aplicación del IVA (península y Baleares).

Cumpliendo los anteriores requisitos genéricos, habrá que diferenciar si se trata de un crédito adeudado por una persona o entidad en concurso de acreedores, o por el contrario, se trata de un crédito no incurso en procedimientos concursales. Estas dos distinciones afectarán a los plazos existentes para poder pedir la devolución del IVA, ya que en cada caso se atenderá a una serie de plazos diferentes.

En el caso de que hayamos de modificar la base imponible de un crédito adeudado por una entidad o persona declarada en concurso de acreedores, será necesario el Auto de declaración de concurso por el Juzgado de lo Mercantil o en su defecto, la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la declaración de concurso.

En el caso en el que no esté declarado en concurso de acreedores será necesario haber instado el crédito mediante reclamación judicial o requerimiento notarial. En el supuesto de que se adeude entre entes públicos la reclamación judicial o requerimiento notarial se sustituye por una certificación emitida por el órgano competente.

En cualquiera de los casos, se emitirá una factura rectificativa que será enviada al deudor y comunicada a Hacienda en el plazo de un mes a contar desde la factura rectificativa.

Asimismo, en el caso de la persona o entidad concursada será posible modificar la totalidad de las facturas impagadas en el plazo de un mes, a contar desde la publicación en el BOE. Mientras que si no existe concurso de acreedores, sólo podremos modificar las facturas impagadas de nueve meses atrás, o de un año y tres meses en caso de entidades que facturen más de 6.010.121,04 €.

De cualquier modo, y dada la gran formalidad del procedimiento en uno y otro caso en relación a la documentación y plazos exigidos, os aconsejamos que os pongáis en contacto con un despacho experto en estos procedimientos.

Autora: Encarna Rodríguez, economista en  Fiscontrol Assessors.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: