Los efectos (secundarios) del Real Decreto Ley de saneamiento del sistema financiero

El Consejo de Ministros aprobó la pasada semana el Real Decreto Ley de saneamiento del sistema financiero con el objetivo de “mejorar la confianza y la credibilidad del conjunto del sector impulsando su saneamiento y consolidación, de forma que recupere su función principal, que es proporcionar a empresas y familias el crédito necesario para volver al crecimiento económico y la creación de empleo”.

Una de las medidas más significativas es la puesta en marcha de un proceso de saneamiento de los activos inmobiliarios, que obliga a los bancos a dotar de provisiones sobre el suelo que tengan contabilizado en sus balances, incluyendo los créditos o préstamos en vigor aunque no estén impagados. Estas provisiones son de tal importancia que obligan a las entidades a intentar buscar vías de salida para no inmovilizar recursos y sufrir un descalabro en la cuenta de resultados.

Los suelos que se pongan en carga, es decir, que se inicie la urbanización o la construcción, eximirán a la entidad bancaria de su obligación de provisionar, y es ahí donde los efectos secundarios de la medida irán por la vía de la reactivación del sector inmobiliario.

Si al banco le es más rentable construir sobre el solar que tiene en su balance que dotarlo de provisiones, es obvio que lo hará puesto que genera mayor crédito (otra de las exigencias del gobierno para ampliar el plazo de saneamiento) y atomiza el riesgo, puesto que diversifican con clientes particulares, los futuros compradores de los pisos que promoverán.

Si a lo anterior se le suma el mantenimiento de la fiscalidad de la adquisición de vivienda habitual tal como estaba en 2010 y un tipo de IVA reducido del 4%, está claro que que se dan las condiciones para incrementar la actividad inmobiliaria.

Otra consecuencia será el descenso de la vivienda, puesto que el coste del suelo disminuirá al ser en muchos casos más interesante para el banco consolidar una perdida determinada y sacar al mercado pisos a precios competitivos, que mantener un valor contable provisionado al 80% y  una financiación de la propia entidad bancaria promotora.

Autor: Pedro Gelabert, socio y asesor fiscal en Fiscontrol Assessors.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: